Suscribete
La dosis de estilo y actualidad que necesitas, directo a tu bandeja de entrada. Suscríbete al newsletter de Caras Hombre
SUSCRIBIR
CARASTV
25 DE AGOSTO, 2017
El camino a la revancha de Óscar Bravo
Con su espíritu guerrero, el boxeador nacional se ha ganado el respeto de "Money" en Las Vegas y hoy busca dar su salto definitivo hacia las grandes ligas enfrentándose a Saúl Rodríguez en una revancha con miras a septiembre para Mayweather Promotions.

"Soy un elefante, y los elefantes no pelean con las hormigas", alardeó Floyd Mayweather en medio de un cruce dialéctico que acabaría incentivando uno de los mayores espectáculos de boxeo de los últimos tiempos: su enfrentamiento con Conor McGregor en la T-Mobile Arena de Nevada.  Allí, en medio de la propaganda mediática previa a iniciar la celebración pugilística que ha marcado el 28 de agosto en todos los calendarios deportivos –y en unas cuantas salas de cine estadounidenses-, también se ha agendado una fecha a nombre de un boxeador chileno.  En septiembre Óscar "Máquina" Bravo tendrá su revancha en la categoría ligero contra Saúl Rodríguez, el prospecto invicto  mexico-estadounidense firmado por Mayweather Promotions, a meses del enfrentamiento que ambos tuvieron en Las Vegas y que acabó perdiendo por puntos.

"En la primera pelea que tuvimos en febrero dieron un fallo localista y todo el mundo se dio cuenta de que realmente no había ganado él", relata Bravo. "En esa oportunidad me preparé durante un mes y logré pasarle por encima, y creo que ahora con todo el tiempo que he entrenado siento que la pelea no va a llegar a las tarjetas. Vamos a ganar por knock-out esta vez".  


Fue en aquel enfrentamiento, gestado por Luis Tapia (su entrenador en Estados Unidos) tras el contrato fallido con un promotor, que Floyd Mayweather vio su potencial por primera vez, e incluso estuvo en desacuerdo con el resultado obtenido durante la pelea.  "Floyd se dio cuenta de que era un boxeador guerrero", cuenta. "Habló con mi entrenador y le dijo que más adelante me firmaría, así que tengo que ganarme esa chance desafiando a Saúl Rodríguez. Mostrar con hechos que soy fuerte y que estoy listo para pelear en las grandes ligas". 


Y es que con una carrera que comenzó a los 13 años, un debut apenas al mes de comenzar a entrenar y una primera pelea ganada por knock-out, no es de extrañarse que "Money" pusiera los ojos sobre él y decidiera ofrecerle un espacio en su gimnasio.  

"Yo quería practicar karate, pero no había recursos para comprar el kimono, así que mi padre optó por llevarme a boxear. Ahí solamente me pedían un par de vendas que costaban 2 mil pesos y con eso era suficiente", recuerda Bravo. "Muchas veces me compararon con 'El chino' Maidana, por mi forma de pelear, y en EE.UU. valoran eso: a los boxeadores que vamos para adelante". 

En Chile el boxeador chileno está preparándose con Marcelo Sanhueza, su entrenador local, y el Club México a la espera de su viaje a Las Vegas para concretar el evento pugilístico que podría ser auspiciado por las compañías Mayweather Promotions o Showtime.  

"Me siento orgulloso de pertenecer a ese movimiento que, se puede decir, es la crème de la crème del boxeo.  Cuando me pongo los guantes tengo toda la ilusión de ganar, de ser campeón y me acuerdo de todo lo que me ha costado llegar hasta acá, por eso quiero seguir esforzándome para lograr grandes cosas para Chile", concluye apenas a días de armar las maletas para el viaje.  Y en cuanto al enfrentamiento entre "Money" y "The Notorious" a desarrollarse en agosto, el boxeador chileno asegura que el representante australiano solo tendrá tres opciones: "En esta pelea McGregor o pierde por puntos, por knock-out o por paliza". 

SIGUENOS EN
desarrollado por biohazard interactive
(cc) 2018 CARAS HOMBRE - Un estilo de vida para el hombre de hoy, de Editorial Televisa. Nos reservamos algunos derechos bajo una licencia de uso Creative Commons.